(502) 2474-8620 / 2472-8518 zantmaro@yahoo.com
Una amalgama de sensaciones se da cita en un ejercicio formal donde se entrega un cartón, pero más que eso se entregan las llaves a las puertas de un nuevo destino que se presenta seductor, extraño pero a la vez interesante.

Solo 2 de cada 10 jóvenes se gradúan de diversificado en un sistema educativo en el que la mayoría son colegios privados.

En Guatemala solo estudia la mitad de la población entre 5 y 18 años, la mayoría lo hace en el sistema público, aunque los centros privados aumentaron 32% respecto a hace 10 años.

Estudiar secundaria es aún más complicado porque el sistema contempla 47% de establecimientos educativos privados y ha diversificado solo llegaron 2 de cada 10 jóvenes entre 16 y 18 años.

El miedo y la emoción se unen bajo los esquemas de una confusión sencilla, sobre lo que se va a ser y los muros que se construirán de ahí al futuro.

Vivimos en una sociedad que cambia de manera constante y además cada vez exige más conocimientos por lo que estudiar y formarse, mantiene a las personas informadas, preparadas y les facilita la entrada al mundo laboral.

Es indiscutible que las personas con formación son las que mayor posibilidad de éxito laboral tienen, este éxito les permite tener un estilo de vida más estable y cómodo que aquellos que van saltando de puesto en puesto porque no poseen los estudios o la formación necesaria. La competencia en el mundo laboral es cada vez mayor y sobre todo en estos tiempos de crisis.

Los estudios son la oportunidad más grande que tiene un ser humano, ya que de esta forma nos ayudan a aportar grandes logros a la humanidad en todas las esferas de la vida.